lunes, 21 de noviembre de 2011

Conciencia Colectiva

  Siempre me ha fascinado el poder observar desde el punto de vista más neutro posible el comportamiento de la sociedad de hoy en día… cosa  bastante difícil, tomando en cuenta mi propia identidad, es decir; mi herencia, mi visión occidental.


  Además de nuestra propia historia, escuchada, leída y aprendida, llevamos dentro de nosotros una historia genética, una memoria inconciente. La historia de nuestro pueblo; sus guerras y hambrunas, sus victorias y  tiempos de abundancia no solo habita en los libros.
Todos estos factores influyen en nosotros y nos condicionan, es la historia de nuestra propia identidad, la cual se ve reflejada día a día en nuestro comportamiento, nuestra visión del mundo e incluso en nuestra toma de decisiones. A este concepto, Carl Jung lo llamó “Conciencia Colectiva”.  

  Tomando esto en cuenta, encuentro bastante comprensible el resultado de las elecciones presidenciales de ayer, la cual por cierto ha sido de mucha alegría para unos y decepcionante para otros, lógicamente. La lucha entre estos dos partidos, el PSOE y el PP, eterno Madrid-Barcelona de la política,  con la misma dosis de fanatismo e ignorancia. Y es que existe un patrón político, una especie de Déjàvu en la Historia española, con pocas excepciones. Ejemplo de esto lo encuentro en las famosas “Asambleas”del movimiento 15M, recordándome a las Asambleas de Izquierda formadas entre los años 1936 y 1939 como forma de “lucha” y presunta organización, solo que las del 15M sufren de una conducta pasivo agresiva... Ni lo uno ni lo otro, sino todo lo contrario. En su momento a los rojos se les olvido que la lucha era contra el Capitalismo,  cambiándolo por una lucha contra Franco, mal organizada y compuesta por burgueses de Izquierda, hipócritas y en consecuencia, perdiendo la guerra… pero más nada podía esperarse de ellos. En el caso concreto del 15M, a sabiendas de que supuestamente no son ni de izquierdas ni de derechas (lo que no impide que encuentre más y más coincidencias con movimientos pasados) tampoco puede esperarse más, sino expandirse de forma inútil por algunos países (Grecia, Francia, en Estados Unidos como "Occupy Wall Street" y otros que ni se ni me interesan), lo cual por cierto, no me sorprende… este mundo también sufre de estupidez colectiva. Aunque reconozco que en su momento me conmovió la idea de los “Indignados”,  hoy opino que es solo un grito mas de entre las miles de voces desesperadas que se hunden poco a poco y con todos sus adeptos, en la escoria política de este país y de esas partes del Mundo antes mencionadas. 

 España elije por presidente lo que la televisión le dice,  como el gran Gurú de la familia que es. Se rige por un “sino-es-blanco-es-negro” político sin dar cabida a valores intermedios. No es que no exista la democracia, no es que no haya terceras opciones, desde mi punto de vista, aquí el problema es que no se ve más allá de las narices. En España y en el Mundo, hace falta una idea sin patrones, sin precedentes.

Que la inteligencia resurja más allá de la invención de nuevos aparatos electrónicos.